El olivar ecológico y sus beneficios e inconvenientes

Al principio la decisión de convertir un olivar en ecológico puede ocasionar pérdidas y serias dudas

 

Muchos son los beneficios que de un tiempo a esta parte se le atribuyen a los alimentos ecológicos, motivo por el que el número de olivares ecológicos se ha incrementado notablemente. El aceite de oliva virgen extra es fundamental en nuestra tierra. Sin embargo, no todo el mundo conoce de la existencia de estos olivares ecológicos, de sus beneficios y de su funcionamiento.

 

Rentabilidad

Para comenzar, hay que explicar que convertir un olivar normal en uno ecológico puede suponer una disminución importante de la producción durante un tiempo. La fertilidad del tiempo irá aumentando lentamente y con ella se recupera la productividad, pero mientras tanto los ingresos se reducirán notablemente. Un ejemplo tangible lo tenemos entre nuestros clientes, (gracias a nuestro software de gestión del olivar) la totalidad de los clientes cuyas fincas son ecológicas han podido ver en los informes que oliCloud prepara que, es cierto que tienen menos producción pero el beneficio económico obtenido de esa producción es de un 48% mayor en fincas ecológicas. Esto es debido al arriendo de pastos, venta de aceituna, ayudas agroambientales y de agricultura ecológica… y también a los ahorros en costes de mano de obra, fertilización y control de plagas…

El debate no debe articularse en torno a los kilogramos/hectárea que se producen, sino sobre la sostenibilidad del modelo agrario y sobre la calidad del aceite que obtenemos. Como ya han demostrado las iniciativas privadas y públicas que se están llevando a cabo. Y que año a año están ganando premios de calidad dando valor al sector y que no se preocupan de cuanta aceituna se produce, sino de hacer aceites cada vez mejores y venderlos a un buen precio.

 

Biodiversidad

Una de las principales razones por las que se hace importante la existencia de los olivares ecológicos es porque favorecen la biodiversidad, esa que es tan importante para evitar el debilitamiento del agro ecosistema y su derivada debilidad ante las enfermedades y plagas por la carencia de nutrientes. Algunos de los pasos que hay que seguir para aumentar esa biodiversidad son los siguientes:

1. Manteniendo setos y barreras naturales, porque además evitan la erosión del suelo fértil.

2. Plantando árboles autóctonos en las zonas libres de olivares que puedan servir de cobijo a la fauna.

3. Mantener cubiertas vegetales espontáneas o sembradas. Aunque se tiende a eliminar pensando que competirán con el agua lo cierto es que ayudan a controlar la humedad, aumentan la fertilización y facilitan el control de plagas y enfermedades.

El aspecto más fundamental de los olivares ecológicos es el cuidado del suelo. Hay que estudiar la tierra, las hojas de las oliveras y el agua de riego para saber qué plan de abonado seguir para conseguir un suelo lo más fértil posible. También es fundamental el triturado y compostado de los restos de poda para el equilibrio de los nutrientes y también es fundamental la compostación de la masa que queda tras la extracción del aceite, del alperujo. Y con respecto a las plagas, tan solo es necesario tratarlas si existen y con un riesgo real, de lo contrario la propia biodiversidad del entorno se encargará de corregirla. Las plagas más comunes del olivar ecológico son el prays y la mosca del olivo, que deberemos controlar mediante el uso de trampas para comprobar la evolución.

 

Finalmente, todos estos procedimientos repercuten en un Aceite de Oliva Virgen Extra de mayor calidad. Porque en el caso del olivar, lo ecológico no es siempre sinónimo de rentabilidad y sostenibilidad, pero sí de salud.

 

Fuente: https://ideal.es

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Trackbacks & Pings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *